Rico, rico y a crecer con Manuela: el plátano

Gracias a nuestra mascota "Munela" estamos conociendo nuestro cuerpo y los buenos hábitos de salud para crecer sanos. Entre ellos la higiene, el sueño y la alimentación. Y como nos gusta tanto comer... nuestras profes han decidido crear un pequeño rincón en el aula donde conocemos las frutas y hortalizas de temporada. Una forma de acercarnos a los alimentos saludables, los que podemos comer todos los días y varias veces! 


 Para comenzar conocimos al plátano. Lo pudimos ver, oler y tocar. Tiene la piel suave de color verde, amarillo y marrón. Su cáscara no huele mucho pero protege el interior en su largo viaje.    ¿Queréis saber de dónde viene el plátano? Nosotros ya lo sabemos... de canarias!! Viaja en avión desde una pequeña isla de nuestro país. Una fruta viajera. Y aunque eso es muy interesante no podemos esperar a abrir y probar el plátano.






  Como los monos aprendemos a abrirlo solos y todos podemos probar un trozo. Es muy dulce y de color blanco, no tiene mucho líquido pero si mucha fibra que nos ayuda a ir al baño y además tiene azúcar para nuestro cerebro y nuestros músculos. ¡Cargados de energía ya podemos hacer un poco deporte!   





 Pero descubrimos algo que muy poco sabíamos el plátano también se puede comer cocinado no solo en crudo. Algunas compañeras ya lo han probado frito y nosotros en clase pudimos probarlo en forma de pan. Ummmm ¡Qué rico! Parecía un bizcocho. Como auténticos amantes del plátano y sus formas divertidas de sonrisa, luna, de teléfono aprendemos jugando a alimentarnos bien. 



Muchas gracias Manuela, una gran repostera, esperamos impacientes la próxima fruta!!! ¡Ummmm!

No hay comentarios:

Publicar un comentario