Celebrando el "Día de las Bibliotecas": Calvin no sabe volar.

Esta semana la hemos empezado celebrando el día de las bibliotecas con un libro infantil que a mí personalmente me ha entusiasmado... y a nuestra futura profe Lucía también!!!. Es una historia muy original sobre el amor a la lectura y la importancia de los libros como fuente de conocimiento y crecimiento personal. Pero el libro también nos aporta una reflexión muy buena: no todos los conocimientos que necesitamos para sobrevivir se encuentran a los libros, hay cosas que se aprenden  de otras maneras. Como siempre, la solución será conseguir el equilibrio, en este caso, entre conocimientos teóricos y prácticos, entre la ficción de los libros y la vida real.


El cuento nos explica la historia de Calvin, un estornino con una familia muy grande. Calvin bien podría ser un pájaro como cualquier otro, pero no lo es. Mientras sus hermanos y primos se pasan el día cazando bichos, ensuciándose, descubriendo el agua o aprendiendo a volar, Calvin no puede parar de leer y leer. Todo empezó al poco de nacer, el día que, al abandonar el nido para descubrir el mundo, cayó de cabeza sobre un libro! 


Desde entonces no puede parar de leer, se pasa el día en la biblioteca, con el pico dentro de un libro. Con una hambre insaciable de conocimiento, Calvin devora todo tipo de libros sobre temáticas muy diversas.   Pero el pequeño estornino se ha cerrado tanto en si mismo y sus lecturas, que se ha perdido una lección imprescindible para cualquier pájaro: aprender a volar! En la biblioteca, su imaginación remonta el vuelo y  lo lleva a lugares donde, volando, nunca llegaría. Él es feliz así, no necesita nada más. Pero cuando la primera hoja de árbol se vuelve de color calabaza y cae al suelo, ha llegado la hora de volar hacia el sur y todos los estorninos se elevan en una formación gigante. Calvin se lo mira triste desde abajo.



Por suerte, sus hermanos, hermanas y primos no lo abandonan y con cuerdas y cintas que han encontrado en la basura lo atan y se lo llevan con ellos.   Después de muchos días de vuelo, el tiempo se vuelve muy amenazante. Calvin recuerda su libro de meteorología preferido y se da cuenta que un huracán se acerca. Avisa al resto de la familia y consiguen ponerse a cubierto dentro de una cueva. La tormenta pasa y todos están sanos y salvos gracias a Calvin y a sus conocimientos adquiridos con tanta lectura. 


Como podéis ver es un libro muy bonito para fomentar en los niños el amor y el interés por la lectura. Además tiene este punto crítico: los libros son importantes pero no lo son todo; nos enseñan muchas cosas pero no todas. En casa nos encanta a todos, grandes y pequeños. Son de aquellos libros que te sientes orgulloso de haber comprado! Os lo recomiendo 100%


No hay comentarios:

Publicar un comentario